dimarts, 25 de setembre de 2012

“TAPI”, que este mes hubiese cumplido 60 años

 
El que fuera el más rebelde de los músicos de su tiempo, el inconformista batería que tocó con algunos de los mejores grupos del momento, este mes de septiembre hubiese cumplido 60 años. Josep María Vilaseca Delgado nació el 17 de septiembre de 1952, en el barrio de Sant Andreu. Su familia materna era originaria de Santa Eulália, donde residió durante sus primeros años, en una calle cercana a la plaza del Virrey Amat. Nada sabemos de sus tiempos escolares. En edad más adulta residió en la Calle de Tapioles, del barrio del Poble Sec. De ahí le viene el apelativo de “Tapi”, con que era conocido dentro del mundo musical. En los años sesenta se movió en ambientes de vanguardia musical. Durante un tiempo tocó con un grupo llamado “Vértice”, el más perfecto exponente del sonido Rhytm&Blues de Barcelona.
Enamorado de la música, en 1969, entró como batería en “Màquina!”, el buque insignia de la música progresista catalana del momento. El origen fundacional de “Màquina!” fue a finales de los sesenta a través de Jordi Batiste y Enric Herrera, músicos que habían tocado con Jaume Sisa, que junto a Luici Cavanach, J. M. París y Josep María Vilaseca crean el citado grupo. De seguida obtuvieron un gran éxito.  En 1971 grabaron el disco “Why?” donde se aprecia que suena muy diferente de los grupos de la época y da la impresión, cuando se escuchan sus grabaciones, que sean músicos de fuera. Cantaban en inglés, después de haber recibido influencias musicales de King Creamson o Brian Auger, entre otros. “Màquina!” actuaron en “Coconut”, la discoteca sita en Plaza de los Jardines de Alfabia, el 16 de abril de 1972. Por esa formación pasaron diferentes músicos hasta su desaparición a finales de 1972.
 
Màquina! en 1970 (Foto: Colita)
 
Tras la disolución de “Màquina!, “Tapi” encontró al guitarrista Miguel Ángel Núñez y ambos descubrieron que tenían las afinidades necesarias para unir fuerzas en un nuevo proyecto. Al apodo de “Tapi” añadieron las iniciales de Miguel Ángel Nuñez, MAN, y así sonó por primera vez “Tapiman”. La plaza de bajista fue adjudicada a Pepe Fernández, a quién “Tapi” conocía de su anterior etapa en “Vértice”. “Tapiman” grabó para EDIGSA, dos temas: “Hey you” y “Sugar Stone”, un fantástico manifiesto de su interés por el blues y el rock más enérgico. Tras la incorporación a filas del bajista entró en “Tapiman”  Max Sunyer uno de los más prolíficos músicos catalanes, que también había tocado con “Vértice”. Con la nueva formación se grabó “Love Country” y “Wallking all along the life”, que algunos críticos de la época compararon con la sensibilidad del extraordinario trío “Crosby, Stills, Nash & Young”, considerados los inventores de un estilo musical basado en una perfecta sincronización vocal, y estilizados, armónicos y contundentes acordes y melodías con guitarras acústicas, que algunos compararon en popularidad con los míticos “The Beatles”. “Tapiman” era considerada la banda más enérgica del panorama musical de aquel momento. Por la prensa especializada aparecían numerosas reseñas de sus actuaciones. EDIGSA lanzó en mayo de 1972 un álbum con 10 canciones, con sonido de alto voltaje, donde actuaban los 4 integrantes. La portada fue una imponente calavera rosa sobre un fondo azul celeste, cortesía de Guillem París. El disco tuvo muy buena crítica. “Tapi” era considerado como uno de los mejores baterías del país. Max Sunyer, único músico que se consideraba su trabajo a jornada completa se replanteo la situación y abandonó la banda, ante las ausencias de ensayos de sus compañeros. Sin él, “Tapiman” siguió su camino manteniendo su esencia roquera, hasta su disolución.
 
 
A finales de julio de 1973, “Tapi”, ingresó en “Lone Star”, convirtiéndose en el sustituto de Luís Masdeu. Su adaptación fue rápida y efectiva. Tocaba la batería de manera ejemplar. Según para qué piezas musicales, su inclusión en el grupo, fue como una inyección de moral. Las actuaciones del grupo tomaban nueva fuerza y entusiasmaban a sus seguidores. En junio de 1975, decidió dejar el grupo y hacer otro relevo con Luis Masdeu. Se reincorporó, nuevamente a “Lone Star”, en el verano de 1977. Permanece un año más. Dentro de la citada cooperación se ha producido un LP en el que canta como solista y comparte autoría de las letras de canciones y algo más con Pedro Gene, quien vuelve a ofrecerle su colaboración. Es su mejor época como batería experimentado. Aportó a “Lone Star” lo mejor que llevaba dentro, golpeando fuertemente los tambores e imponiendo su peculiar ritmo platillero. También es verdad, que su irregular forma de vida, plantearía algún que otro problema funcional al grupo. Cuando los responsables de “Lone Star”, decidieron dejar el local de grabación, sito en la calle de Enric Casanovas, del barrio de La Prosperitat, en 1977, se lo quedó “Tapi”, para la misma función. “Tapi” lo convirtió en un nuevo estudio de grabación “Nova1”, donde grabaron varios componentes de “Los Diablos” y “Santabárbara”. Con posterioridad el local se lo quedó el prestigioso guitarrista Sant Picó.
 
“Tapiman” en 1979
 
Tras salir definitivamente de “Lone Star”, graba el EP “Sauce” y en 1979 retoma “Tapiman”, reflotándolo. Una casa discográfica de Madrid le edita “En ruta”, que incluye canciones como “El rock del furgón”. La aventura dura un año. En años siguientes sigue como batería de distintos grupos y artistas. Compagina su actividad musical con un negocio de hostelería. En su declive, soñador y evolutivo, mató el gusanillo musical tocando el piano eléctrico y cantando temas bailables por terrazas y pubs. Los últimos años residió en Platja d’Aro (Girona). Falleció en el Hospital” Josep Trueta” de Girona el 28 de mayo de 1996.
 
 
Roberto Lahuerta Melero
 

2 comentaris:

  1. Vivia en la calle los Amigos del Barrio de Vilapicina muy cerca de la plaza Virrei, estudio en el Liceo de Catalunya conmigo, y aprendió a tocar la batería con un vecino suyo que se llamaba Jaime Teijón, tenía este un hermano que se llamaba Jorge y que había salido en alguna ocasión en televisión. Un gran amigo.
    Javier Justel

    ResponElimina
  2. Era a principios de la década de 1970. Fuimos amigos y compartimos amistades. Frecuentábamos la Plaza Real, Les Enfants Terribles… Nos veíamos a menudo cuando vivía en la calle Tapiolas y asistía a los ensayos, grabaciones y conciertos de su grupo musical Tapiman.
    Recuerdo una Semana Santa en la cual fuimos a Cadaqués con José María, Miguel Ángel Núnez y un grupo de amigos. El viaje fue parte en tren, el último tramo lo hicimos en autoestop. Eran las once de la noche y nos dejaron en un cruce en medio de la nada. Y a Miguel tocando la guitarra en la más cerrada oscuridad bajo la Vía Láctea…
    Con José María y el grupo de amigos de Barcelona compartimos experiencias y tiempos de juventud. La última vez que lo vi fue en Playa de Aro. Siento no poder reencontrarle y conversar juntos de aquellos tiempos, llenos de la alegría de vivir, que disfrutó nuestra generación.
    Descanse en paz y permanezca en el recuerdo de todos los que lo conocimos.
    Luis Coll

    ResponElimina